Chat with us, powered by LiveChat

Biomecánica y riesgos de lesión

El cuerpo humano dispone de un complejo sistema de reflejos, desarrollado o evolucionado para protegerlo contra daños.
Algunos de estos reflejos están diseñados para iniciar reacciones en los músculos a fin de optimizar la protección contra los impactos. La respuesta de los músculos es obvia en piernas, brazos, torso y nuca. Los músculos reaccionan ante el impacto contrayéndose y actuando así como amortiguadores y estabilizando la columna.
En un asiento convencional la columna vertebral se halla siempre en la forma C, en la que el peso de la cabeza se halla centrado hacia adelante en relación a las estructuras de soporte cervicales.

Esta es la posición peor para la columna cuando se halla expuesta a impactos verticales.
Hay el riesgo de someter la cabeza a sacudidas que pueden producir dislocaciones y hernias discales en la columna cervical.
También el riesgo de hernias discales en la región lumbar y fracturas vertebrales es mayor cuando la columna se halla en la forma C que cuando está en su forma natural en S.
El estar de pie mantiene la columna en una mejor posición en S.
Esta es también la razón por la que los pilotos de embarcaciones de competición prefieren estar erguidos siempre que es posible.
Sin embargo, se ha visto que el estar de pie causa golpes en la espalda y nuca, en realidad, más intensos que los que se han medido estando sobre cubierta.
Los tripulantes que están de pie con las piernas ligeramente dobladas mantienen en tensión los músculos de los muslos.
Cuando la embarcación sale del agua, esta tensión hace que se extiendan las piernas de manera que la embarcación cae más rápidamente haciéndolo el tripulante unos segundos después.
Si el tripulante recibe un impacto con 2 o 10 toneladas de embarcación, este impacto puede ser notablemente superior al impacto del casco con la superficie del agua.
Esta es la razón por la que muchos pilotos de embarcaciones de competición sufren lesiones permanentes en la espalda.

Los asientos Ullman JockeySeats han sido desarrollados con una suspensión especial semiactiva diseñada para optimizar el efecto de los sistemas de protección basados en los reflejos musculares. Otro objetivo del diseño ha sido mantener la forma S óptima de la columna y el equilibrio de la cabeza.
El sistema ha sido desarrollado de manera que una parte del impacto es absorbida por los brazos y hombros, sirviendo también los brazos como amortiguadores, así como las piernas.
Este diseño hace que el impacto se distribuya entre piernas y brazos – caderas y hombros, reduciendo significativamente las fuerzas de compresión sobre la columna, los discos y vértebras.

Los efectos sinérgicos del sistema de suspensión y la respuesta fisiológica neutraliza los efectos de resonancia que hace que los asientos con suspensión ordinaria sean capaces de amplificar los impactos.